Turismo minero, una opción para hacer en Córdoba

La Caverna “El Sauce” o el Circuito Geológico Tanti son las innovadoras posibilidades de esta actividad.

El Turismo minero, es otra de las opciones para hacer en Córdoba. La Caverna “El Sauce” o el Circuito Geológico Tanti son las innovadoras posibilidades de esta actividad que se pueden hacer en distintas épocas del año.

CIRCUITO GEOLÓGICO

El circuito geológico de la RP 28 se encuentra en Tanti, camino a Los Túneles. A través de ellos, se observa el origen y la formación de las Sierras de Córdoba y continua por unos 120 kilómetros.

Es sabido que la Geología nos permite conocer los estratos y diferentes terrenos que representan el pasado de la Tierra. Y, al mismo tiempo, constituye una guía para disfrutar la naturaleza con mayor intensidad.

En este caso, el itinerario atraviesa de este a oeste las Sierras de Córdoba y comienza en el borde occidental de las Sierras Chicas en Tanti. A su vez, pasa por todas las Sierras Grandes, las Cumbres de Gaspar, Pampa de Pocho y la Sierra de Guasapampa, para desembocar en los llanos occidentales ubicados en el extremo oeste de la Provincia de Córdoba.

En cualquier época del año

Al descender al Valle de Salsacate comienza la sección oeste del circuito. En ella se pueden realizar observaciones del Complejo Volcánico de Pocho, formado por traquiandesitas del Terciario. Luego, se llega a uno de los lugares panorámicos más espectaculares de las sierras de Córdoba, conocido como Los Túneles. Estos han sido excavados en rocas miloníticas de la Sierra de Pocho.

En el último tramo del recorrido se desciende por la escarpa occidental de la Sierra, compuesta por rocas metamórficas de bajo grado (filitas). Por último, el circuito finaliza en la entrada de la Reserva Natural Chancaní, donde se observan afloramientos de sedimentitas continentales del Carbonífero pertenecientes a la formación Chancaní.

CAVERNA EL SAUCE

Se trata de una caverna de carbonato de calcio que durante mucho tiempo permaneció oculta. Recién en la década de los sesenta, a partir de la instalación de una cantera en la zona, se comenzaron a descubrir sus laberintos.

Un mundo subterráneo atrapante 

Esta caverna posee numerosas bocas y desniveles, que generan conexiones de aire permanentes en su interior, razón por la cual en ningún espacio de la misma falta oxígeno. Estas se forman por la acción del agua de la lluvia, que penetra por las fisuras de las rocas, disolviéndolas muy lentamente, creando así espacios subterráneos.

A su vez, con el paso del tiempo, son ornamentados por el fenómeno natural de precipitación, dando origen a las estalactitas y estalagmitas, un espectáculo a la vista.

En su interior, es posible encontrar coralinas. Similares a los corales de mar, son formaciones que se generan por disolución del carbonato de calcio que existe en la cima. Estas formaciones se desarrollan muy lentamente por sistema de goteo: un centímetro de coralina tarda 100 años en constituirse.

También, se hallan las repolladas, formaciones carboníticas que emulan la forma de un coliflor, muy rugosas y con volumen; y las elititas, formadas por la circulación de aire dentro de la caverna, que parece que desafiaran las fuerza de gravedad.

Para todos los gustos

La Caverna El Sauce ofrece dos tipos de circuitos al turista:  El circuito A es muy accesible, preparado para toda la familia, para que niños y adultos puedan disfrutar de este recorrido por las entrañas de la tierra.
El circuito B, en cambio, presenta mayores obstáculos, proponiendo un recorrido que demanda destreza física. Ambos recorridos duran una hora y media aproximadamente.

Por sus características, es apta para realizar visitas con guía especializado, bajo la modalidad de espeleoturismo. Así también, para aquellos interesados en la investigación científica y la práctica del espeleísmo.

Recomendaciones: La temperatura dentro de la caverna se mantiene a 13 C°, con una humedad del 96%. Estas condiciones hacen necesaria la vestimenta adecuada y elementos indispensables.

CoopAgua