En Los Aromos «lo primero es la familia»

La temporada veraniega no solo trajo turistas a las costas del río Anisacate, sino que también sirvió para que muchos lograran emprender sus propios negocios. Esta dinámica parece haber favorecido a la familia de la jefa comunal de Villa Los Aromos, Nelly Morales, quien le habría entregado la concesión de un paseo público a su propia hija Mariana Lotitto.

Esta situación alertada por los vecinos y algunos empleados quienes, al querer ingresar al predio construido por la comuna en tiempos de Antonio Bruno, se dieron con la sorpresa que la hija de Morales gerenciaba el Paseo Roudelat.

Este espacio, en la bajada más concurrida del sector de la Villa conocido como El Vivero, era de acceso libre y gratuito, con asadores, mesas y baños, pero de un tiempo a esta parte se lo privatizó sin concurso público ni llamado a posibles interesados.

“Nos hicieron pintarlo, reparar sus instalaciones y ponerlo en condiciones con empleados y materiales de la comuna, después nos enteramos que era para que la hija de la jefa comunal lo explote” detalló un empelado comunal.

Ante esta situación vecinos consultaron directamente con la “nueva gerenta” del lugar, la hija de Morales, y obtuvieron la respuesta que la “concesión se ganó por concurso público”, concurso que no se publicó e ningún boletín oficial y jamás fue respaldado por una resolución como corresponde.

La Hija de Morales y sus incumplimientos

El nombre de Mariana se conoció rápidamente de manera pública luego de que la dueña de la casa donde vive reclamara judicial y mediáticamente su incumplimiento.

La mujer aclaró que debía varios meses de alquiler, servicio de luz e impuestos comunales impagos. Cabe recordar que la propietaria es una jubilada que tiene a este bien como su principal ingreso.

Quizás esta situación empujó a Morales a beneficiar a su familia con un nuevo atajo en una gestión que llegó con un discurso de republicanismo y legalidad que fue desconociendo con acciones en el transcurso de los meses de gestión.