Se entregó el agresor que noqueó al playero en un estacionamiento de Monserrat

El adolescente era buscado desde noviembre del año pasado. Fue quien golpeó ferozmente al playero Arturo López y lo abandonó inconsciente en el piso.

El joven de 17 años que se encontraba prófugo tras golpear al playero Arturo López en noviembre del año pasado, se entregó en las últimas horas días después de que su padre dijera que se encontraba en Uruguay.

Fuentes policiales informaron a NA que el adolescente se hizo presente de “forma espontánea” en el Centro de Admisión y Derivación “Inchausti”, situado en la calle Presidente Juan Domingo Perón 2048 de la Ciudad de Buenos Aires, en la medianoche del jueves.

El menor está acusado de “lesiones graves” luego de agredir a López en una playa de estacionamiento del barrio porteño de Monserrat y, según indicaron los voceros, se procederá a dar cumplimiento con la directivas de rigor relacionadas al ingreso y permanencia en el Centro de Admisión emanadas por el magistrado interventor.

En tanto, se informó que el joven cumple la mayoría de edad el 11 de mayo próximo y, si no se hubiera entregado, se iba a comunicar su orden de captura a Interpol para su búsqueda internacional.

Tras su detención al ser entregado, la jueza en lo penal y contravencional Carla Cavallieri hará consultas sobre si el menor decide ser asistido por la defensa oficial o bien nombrar a un abogado particular.

Además, se le notificará de la entrega del menor y el avance de la causa a la abogada que representa a Arturo López y a sus hijas.

El hecho ocurrió el 19 de noviembre de 2021 en la playa situada en Moreno al 800, cuando el joven estaba junto a su madre y mantuvo una discusión con Arturo López, de 66 años, por un supuesto rayón que tenía su auto que había dejado allí estacionado. Así fue que el menor golpeó al playero, quien se desvaneció al instante, y el atacante se fue sin asistirlo.

Hace unos días, Agustina, la hija del playero, explicó que su padre sigue internado en la clínica, donde realiza la rehabilitación correspondiente por las graves secuelas que le dejó el puñetazo que le dio el menor.

Papá todavía sigue en la clínica. Pasaron un poco más de cinco meses desde que esto pasó. Fue una rehabilitación integral, tanto física como cognitiva por el traumatismo que le generó esta piña”, contó en diálogo con Rolando Graña en la AM 990.

Además comentó que su padre tuvo dos coágulos: uno del lado frontal y el otro del otro costado y que también sufrió una fractura en el pómulo: “Fueron dos impactos, uno por el golpe y el otro cuando cae en el desnivel. Tuvimos una época en que no nos reconocía a nosotras, un estado donde no sabía nada, no entendía nada”.

CoopAgua