“No me renovaron el contrato porque me negué a hacer conexiones clandestinas como me pidió la jefa comunal”

Lo dice Pablo Acrich, electricista matriculado que estaba trabajando para la comuna de Villa Los Aromos. “Me echaron como un perro”, aclaró.

Pablo Acrich, electricista matriculado que estaba trabajando para la comuna de Villa Los Aromos dialogó con Mi Valle sobre su desvinculación y dijo que fue por graves motivos. Además contó detalles de algunas acciones que se realizan en torno al tema eléctrico.

¿Ud. estaba contratado?

Yo estaba como ayudante de electricista en la gestión anterior durante 3 años, y en la gestión de Nelly Morales desde hace 2 me puso como Jefe de Electricidad por ser electricista matriculado.

¿Por qué lo desvincularon?

No me renovó el contrato por desobediencia a la autoridad de no colgar los ganchos y discutir con el capataz. Es decir, porque me negué a hacer conexiones clandestinas como me pidió la jefa comunal. Hay que recordar que está en plena vigencia la Ley 10281.

¿Cómo es eso?

Me dijeron que colgara los ganchos por cuatro días hasta que venga EPEC y yo le dije que no, que ni por cuatro horas hacía eso. Quería que lo hiciera en el puesto de choripán en el balneario La Curva y le diera luz al predio de Los Patos.

¿Te dijeron que era por eso entonces? ¿Podés dar detalles?

A mí se me vencía el 31 de diciembre el contrato y trabajé hasta el 7 de enero. No me habían hecho el contrato nuevo porque la persona que los hacía estaba con covid. El día viernes salgo a trabajar y tenía muchos reclamos de luz por una tormenta y me dieron la tarea de iluminar el predio de Los Patos. Yo me fui a hacer las urgencias y después fui para Los Patos y ahí me crucé al capataz Germán Oviedo y me dice por qué no fui primero al predio, y yo le dije que primero estaban las urgencias y después los favores políticos. Me insultó y quiso pegarme. Después se fue a hablar con Nelly Morales. Cuidando terminé mi jornada me llamó la secretaria y me dijo que le daban de baja a mi contrato por desobediencia a las órdenes de la jefa comunal y al capataz. El lunes 10 de enero no me atendió más ni una llamada ni en el despacho. Ni siquiera quiso escuchar de mi parte qué había pasado realmente. Su esloan siempre fue “Nelly te habla, Nelly te escucha”…nada más lejos de la realidad. Todo esto fue el viernes, pero el día miércoles me pidieron lo de los ganchos en La Curva y el lunes anterior me pidieron que iluminara el Paseo Rusellat para beneficio de la hija. Yo le arreglé las luces de los baños y enchufes para poner frízer. Todo con materiales de la comuna. Es una locura lo que está pasando en esa comuna.

CoopAgua