«Linterna verde» en la mira

El actual secretario de Servicios Públicos, Pablo Ortíz, está pasando uno de los momentos más complicados desde que comenzó al gestión.

A su ausencia durante la mayor crisis hídrica de Alta Gracia se le suma la rotura de varios camiones que complican la recolección de residuos en la ciudad.

En la última reunión de Gabinete (que se realizó esta semana) no emitió palabra, y eso evitó le saltaran a la yugular varios funcionarios por «no haber hecho nada durante la falta de agua de miles de vecinos», dicen.

Lo cierto es que fue Ortíz el mayor impulsor del nuevo convenio con la COSAG. El se tomó el tiempo de convencer tanto al oficialismo como a la oposición para que le dieran 10 años más a la cooperativa. Muchos dicen que había «algunos arreglos», pero lógicamente esas son solo voces de pasillo que seguramente nada tienen que ver con la realidad.

El funcionario pasó de la sobre exposición a las sombras en poco tiempo. Muchos dicen que se prepara para dar el zarpazo en 2023, ya que envió un par de mensajes subliminales al intendente.

En esos mensajes «Linterna verde» (le dicen así en los pasillos municipales por su constante inauguración de luminarias) le recuerda varias cosas, entre ellas, que llegó a donde está por el voto legítimo y que de esta manera «no le debe nada». Esto obviamente le abre una puerta que ya viene utilizando gracias a su larga experiencia política.

Nadie sabe cómo se van a acomodar las cargas, lo que si está claro es que de ser el niño mimado de la gestión pasó a estar «en la mira». Habrá que ver cuáles son los efectos colaterales de esta relación que marca las consecuencias de improvisadas alianzas que, como las estrellas fugaces, duran poco tiempo.