Corrientes y el desafío de preservar el guaraní

Jorge Román Gómez es el responsable de dictar distintas propuestas orientadas a rescatar el idioma en la región.

Algunos lo dicen con mayor precisión. Otros solo utilizan palabras sueltas, pero la gran mayoría de los correntinos entiende y conoce algunas palabras en guaraní. Este idioma fue declarado idioma oficial alternativo por la provincia de Corrientes en 2004, pero aún carece de reglamentación y de un marco regulatorio para su enseñanza.

Sin embargo, en distintos puntos de la provincia hay quienes hacen todo lo que está a su alcance para sostener y fortalecer la existencia del idioma y la cultura guaraní.

En diálogo con Nota al Pie Jorge Román Gómez, responsable del proyecto dijo que: “al ver que la provincia no está activa con la enseñanza del idioma, hice un proyecto para crear una escuela municipal de guaraní, con capacitadores y con el apoyo de la municipalidad que expide un certificado de participación”.

Esta se trata de una de las tantas propuestas existentes de enseñanza de la lengua guaraní. Las clases se dictan en la Escuela Municipal de la localidad correntina de Santa Rosa, y está destinada a niños/as desde los diez años, jóvenes y adultos.  

Les docentes son capacitadores y, con respecto a esto, Gómez afirmó: “De esta forma metemos el guaraní dentro de los municipios, son clases gratuitas, y logramos poner en marcha el guaraní en provincia que no está activa”.

Desde la raíz

Jorge Román Gómez es más conocido por sus allegados como “El Kunumi” (término que hace referencia a un niño). Es docente jubilado y a lo largo de su vida experimentó la pasión por la música y por el idioma ancestral del guaraní. 

Es rosarino, pero hace treinta años vive en Corrientes. Con un padre correntino y un abuelo paraguayo, se nutrió de muchos matices de origen guaraní. “Trabajé en la represa de Yacyreta y para vincularme con la gente empecé a ahondar en la cultura del idioma guaraní. Después, junto con la música, se convirtió en mi pasión”, comentó.

Lleva muchos años al frente de distintos proyectos que tienen como principal objetivo sostener y cultivar la cultura y el idioma que data de los orígenes de la región litoraleña y que lo comparte con los países limítrofes. Antes de la pandemia recorrió distintos puntos de la provincia y del Mercosur y brindó talleres y capacitaciones.

Guaraní
Hace algunas semanas se inauguró, en Santa Rosa, una escuela de guaraní. Se suma a otras capacitaciones que están en marcha. Crédito: Municipalidad de Santa Rosa.

Gómez está convencido de que hace falta mucho trabajo para que realmente el guaraní sea dignificado y recupere dominio en la región. “Son acciones que deberían venir desde la provincia, no hay un incentivo”, dijo. Además, agregó que “vivimos una pandemia y no hubo una campaña bilingüe que indique los cuidados, las restricciones o las cosas importantes”.

Así mismo, señaló la ausencia del lenguaje en las escuelas, en los medios y en las campañas de comunicación del gobierno provincial. Es por todo esto que llegó a la conclusión de que “el guaraní no existe para las cosas importantes”. 

En la cotidianidad correntina muchas palabras de origen guaraní son entendidas y utilizadas en distintos ambientes. Sin embargo “tenemos que dejar de decir que el idioma es lindo y apuntar al crecimiento y formación de las personas”, dijo Gómez. Afirmó, además, que “el guaraní es una herramienta que a Corrientes se le va como agua entre los dedos”.

Rescatar el guaraní

Según un relevamiento realizado por la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), el 49% de los espacios de enseñanza del guaraní corresponden al nivel terciario. La mayoría de ellos se dictan en el interior de la provincia, priorizna el idioma como contenido y cuentan con materiales de elaboración propia.

Gómez lidera espacios con capacitadores que están orientados a la formación de las personas. “El guaraní tiene lo que todo idioma tiene que tener, pero hoy es más que un hecho cultural, un hecho social. Es una herramienta con la que se puede crecer, abre cabezas, culturas y hay mucho más para decir”, dijo el docente.

En este sentido, detalló que una de las fallas más significativas es que “el correntino no le cree al guaraní porque no le encuentra utilidad”. Así mismo, dijo que ese cambio de perspectiva debe ser impulsado por quienes tienen el poder de hacerlo. 

Sin embargo, Jorge Gómez sentenció: “Hay un ninguneo porque los que tienen que manejar esto no tienen idea de nada. Es algo que no les preocupa, les resulta molesto, tienen que invertir dinero y abrir los horarios en las escuelas”.

En este mismo sentido, la investigación realizada por la UNNE, denominada “Espacios de Enseñanza del guaraní en la provincia de Corrientes: instituciones actores y sentidos”, tiene como objetivo reconocer en el sistema educativo formal y no formal los espacios de enseñanza del idioma: una información que la provincia no tiene.

Si bien el informe es incipiente, los resultados preliminares determinan que los pocos espacios donde se dicta este idioma corresponden a iniciativas de docentes y directivos que logran insertar contenidos en las materias porque lo entienden como un valor cultural.

Guaraní
“Hay mucha gente, al igual que yo, que está trabajando duro para que esta cultura no se caiga”, confirmó el docente. Crédito: Jorge Román Gómez.

Hacer idioma

En distintos parajes, comunidades y rincones de la provincia los términos en castellano todavía se mezclan con un buen guaraní. Las y los niños se apropian de ellos y los utilizan como parte de lo que es: de su identidad. Sin embargo, Gómez también señaló la otra cara de esta situación.

En muchas oportunidades, las burlas de compañeros hacia un alumno que utiliza palabras en guaraní son la principal causa para que ese niño deje de usar su idioma. Por esto, Gómez señaló: “Las escuelas asesinan el guaraní, porque ante estas situaciones los docentes no hacen nada. En vez de fortalecer ese conocimiento, al chico se le terminan borrando los términos por cosas así”.

Aseguró que se genera algo similar cuando alguien tiene que irse a otra parte y “lo tratan de bruto y en esos lugares tampoco están preparados para sostener la cultura y entonces se borra”. Por todo esto, Gómez afirmó: “Vengo trabajando hace 25 años llevando esta pasión guaraní por todas partes”.

Corrientes tiene grandes componentes culturales. Algunos de ellos, reconocidos mundialmente, como por ejemplo el chamamé. Este género musical también tiene grandes composiciones en guaraní. Sin embargo, hay que hacer mucho más para sostenerlo y rescatarlo. 

Por lo tanto, la materia pendiente radica en la formación: “Porque el correntino abala el guaraní, dice vivir en una vida glamurosa con el idioma, pero no hace nada para sostenerlo”.

Por último, informó que a partir de los próximos días comenzará el dictado de un taller gratuito acerca de la escritura, lectura y pronunciación del idioma. Las y los interesados pueden contactarse a través de: kunumi45@gmail.com. Deben detallar nombre, apellido y número de documento.

CoopAgua