¿Y ahora qué?

Una de las obras sociales más grandes de la provincia de Córdoba sigue sin atender en el Sanatorio Alta Gracia, y las quejas se multiplican. ¿Fue una determinación concienzuda suspenderla?

Crecen las quejas de los afiliados de APROSS en Alta Gracia y no es para menos. Una de las obras sociales más grandes de la provincia de Córdoba decidió “arbitrariamente” dicen los usuarios, suspender la atención en el Sanatorio Alta Gracia luego de los hechos denunciados.

“¿Realmente se soluciona algo suspendiendo la atención solo para cuidarse la espalda?”, contaba una afiliada enojada cuando le dijeron que debía abonar particular su estudio. Situación que se ve diariamente ya que no hay novedades a 21 días de haber tomado esa decisión.

Seguramente la solución pasa más por el control (que no se hacía) que por suspender “por las dudas”. Lo cierto es que la situación cada día se complica más y no se avizoran cambios.

¿Un solo centro de salud con guardia e internación puede soportar la demanda de miles de afiliados? la respuesta claramente es no, pero entonces…¿qué solución opcional brinda la obra social a los afiliados de Alta Gracia?. Por el momento, ninguna. “Está todo en proceso de investigación”, dicen desde APROSS dando a entender que hasta que la Justicia no se expida, no volverá la atención.

En casos como este es, sin dudas, necesario y urgente que el Estado use su poder de Policía y tome las riendas de una situación que puso sobre la mesa una problemática que tiene Alta Gracia hace años y que aún no logra solucionar.

CoopAgua