Proyecto sobre alimentación saludable del Ipet de Santa Ana premiado por la Universidad Católica de Córdoba

El IPET 334 de Villa Parque Santa Ana se consagró como uno de los ganadores en la primera edición de la Convocatoria La educación cambia el mundo #LosJovenesNosPrendemos, organizada por la Facultad de Educación de la UCC (Universidad Católica de Córdoba).

El certamen tuvo como objetivo destacar y divulgar buenas prácticas impulsadas por profesores en sus respectivos cursos. Las prácticas habían sido presentadas por alumnos, junto con opiniones de los propios adolescentes y jóvenes para mejorar la educación.

“Se valoraron especialmente aquellas propuestas creativas e innovadoras, sostenidas en el tiempo, que hayan generado impacto en las escuelas y/o comunidades”, explicaron desde el certamen.

En Santa Ana los cursos que participaron fueron –en lo que se conoce como UTP (Unidad Técnica Pedagógica)-, 3° A y B articulado con 4° A y B que serían los ciclos superiores de la especialidad. Todos los cursos a cargo de la profesora Carolina Pereyra Rosandal y Liliana Mirta González. Colaboraron algunos profes en la articulación de manera institucional ya que es un proyecto interdisciplinario. Las materias que integraron este proyecto son, de 3° A y B las UTP y de 4° A y B Tecnología de los Materiales, Física, Inglés y Legislación.

Sobre los detalles finos que hacen a esta iniciativa premiada, dialogamos con Liliana González, una de las docentes a cargo, quien sostuvo que el proyecto está basado en un eje conductor que es “Alimentación saludable”. “La idea es que los alumnos puedan comprender lo que es un proceso productivo dentro de una industria alimentaria. Comienzan con este proceso productivo y la entrada a la sala de producción en 3° año donde hacemos la producción de sales aromatizadas o sales de campo, comercialmente hablando, y la producción va a pasar un proceso productivo de mayor complejidad donde ellos realizan, primero con un secadero solar; el secado de las hierbas aromáticas, traemos yerba orgánica desde Misiones que es procesada manualmente no tiene proceso industrializado y con eso ellos preparan una yerba compuesta. Una yerba aromatizada con las hierbas, hacen el etiquetado y la elección de los distintos tipos de materiales de esos envases que eso se ve en la materia Tecnología de los materiales donde ven madera, plástico, metales por lo tanto los materiales que se usan para el envasado son bolsas de cartón, bolsas de plástico y latas. Hacen todo el proceso productivo, realizan el etiquetado, todo basado en el Código Alimentario Argentino con los parámetros que determina la ley. El producto viene sellado, como para que la producción quede totalmente terminada con código QR, escrito -tanto en el código como en la etiqueta-, en castellano e inglés, igual que la información del QR donde está el proyecto y todo el informe de producción que elaboran los chicos como cierre del proyecto”, dijo la profesora a Mi Valle y aclaró que están felices por esta distinción que será otorgada el 29 de noviembre en la Facultad a las 17.

El objetivo, explicó, es que conozcan el proceso productivo en la industria alimentaria, la participación en la sala de producción e introducirse en las nociones de autoabastecimiento y microemprendimiento.

“A partir de la entrada a la sala de producción, los chicos se dividieron en grupos, hicieron primero el proceso productivo o ensayo donde elaboran tanto la yerba como la sal para llevarse a sus hogares, y donde de todo ese proceso se elige mediante un análisis organoléptico* el mejor sabor y se hace también un concurso de etiquetas dentro de la escuela donde se selecciona la mejor etiqueta. De todo eso sale el producto etiquetado y con el sabor elegido por el análisis para poder evaluar el mejor producto que va a salir al mercado. En el proceso productivo o diagrama de flujo se hace toda esta etapa y la última es la evaluación que es probar el producto. Si está óptimo se envasa y sigue el proceso hasta el final, y sino no vuelve al inicio para reelaborarse, ósea que los chicos tienen las nociones de las etapas reales de cómo se elabora un producto“, finalizó la docente.

LOS PREMIADOS DE LA CONVOCATORIA

  • Primer premio. Café temático. Escuela Dalmacio Vélez Sársfield, Arroyito.
  • Mención. Juguetes con intención. Colegio 25 de Mayo, Córdoba
  • Mención. Proyecto interdisciplinario. Alimentación Saludable. Ipet 334, Villa Parque Santa Ana.
  • Mención. Hacia una antropología material de los objetos familiares. Instituto Nuestra Señora del Huerto, Córdoba.
  • Reconocimiento. La sustentabilidad de la huerta escolar con aportes del riego solar. Escuela Capitán Gabriel del Valle, zona rural kilómetro 581, departamento San Justo.

*El análisis organoléptico mide e interpreta las respuestas de las personas según la vista, el olfato, el tacto, el gusto y el oído.

CoopAgua